En el año 2012 luego de algunos años de ausencia en este prestigioso plantel regreso con un una propuesta ambiciosa para la Unidad Educativa Sebastián de Benalcázar, misma que se ha propuesto convertir en pionera en el desarrollo e impulso de un modelo de Proyecto futbolístico para las Unidades Educativas, fomentando una práctica deportiva educativa y de alto rendimiento adecuada a las necesidades y están dares de la nueva Unidad Educativa Sebastián de Benalcázar.

En el fútbol como en toda actividad física, el hecho de aprender requiere de un proceso cognoscitivo, porque hay que comprender lo que se experimenta, como también de un proceso afectivo, porque sin placer ni entusiasmo no se aumentaría el esfuerzo para poder progresar.

Por esa razón es fundamental contar con idoneidad y con gran capacidad didáctica como para poder inyectar entusiasmo al alumno, como así también es necesario contar con variedad de elementos que se puedan usar en la clase para que la misma sea lo más atractiva posible.

Así los equipos de fútbol se convierten en equipos competitivos y los torneos sirven de baremo para esta dinámica deportiva.